13 de set de 2012

Los bomberos buscan a la desaparecida en su vivienda arrasada por el agua

 
El jefe de Intervención de Bomberos de Asturias, Jaime Martín, ha manifestado hoy que los equipos de emergencia han comenzado a extraer material de la casa en la que barajan la posibilidad de encontrar a la mujer desaparecida anoche en Cabrales tras la rotura de un canal de agua, que ha causado heridas a otras tres personas.
 
El suceso, ocurrido sobre las doce de la noche debido la rotura de un canal de agua perteneciente a la compañía Eon en Arenas de Cabrales, ha producido daños en cuatro edificaciones y heridas a dos afectados, una mujer de 79 años y un varón de 81, que presentaban pronóstico leve, mientras que el tercer herido, un hombre de 55, hijo de la desaparecida -de avanzada edad-, ha resultado grave.
 
"No tenemos más indicios, creemos que puede estar dentro de la vivienda pero eso no quita que con la fuerza que venía el agua y el material aportado", ha admitido, "incluso" hubiese sido arrastrada fuera del inmueble, por lo que el rastreo se extiende "tanto al río como a las zonas de alrededor".
 
Sobre las tareas de búsqueda de la mujer desaparecida, Martín ha explicado que han comenzado en el lugar marcado por los perros, que "de alguna forma", apunta la posibilidad de que la persona se encuentre en la casa afectada por la inundación.
 
El responsable de Intervención de Bomberos de Asturias ha añadido que las labores de rastreo se extienden, además de la vivienda derrumbada, "a los alrededores", donde "hay mucho escombro".
 
"Han empezado extrayendo material de la casa con una máquina", ha dicho en relación a un trabajo que prevé "muy lento" porque "hay que ir muy despacio", elegido por ser el que los perros "marcaron" aunque no de "forma clara" y también la "única pista" de la que disponen.
 
Igualmente, ha planteado la posibilidad de que uno de los heridos haya podido "ser arrastrado fuera" de la vivienda, si bien ha agregado que se desconoce si esa persona "intentó salir o incluso le coge dentro" por lo que ha admitido que se están barajando "todas las posibilidades".
 
Martín ha afirmado que "ahora mismo" en el lugar del suceso se concentra un "aporte de material impresionante" tras la rotura producida en un punto del canal en el que había "muchos metros cúbicos de agua".
 
"Toda la ladera se la comió el agua y la bajó a aquí, ahora lo que hay son rocas, fango y tierra, ya no hay agua, por supuesto", ha explicado.
 
También ha comentado que la empresa les ha informado que en el instante en el que se produjo el suceso el canal estaba "cargado" pero "no circulando" el agua, por lo que en "el momento en el que rompió, vació y se acabó".
 
«Vi venir las priedras y el agua hacia nosotros»
 
Los cinco miembros de una familia cercana tuvieron bastante más suerte que la desaparecida. En la planta baja, los abuelos, resultaron heridos. La inundación les sorprendió durmiendo. Cuando los ancianos quisieron percatarse de lo que estaba ocurriendo, el agua anegaba su hogar. La rápida intervención de los vecinos que acudieron a la zona y los equipos de rescate lógró salvar milagrosamente sus vidas. Fueron sacados por una ventana y trasladados al hospital. Ambos con numerosas contusiones y en estado de shock. El hombre fue dado de alta esta mañana, mientras que su mujer continúa ingresada en el hospital.
 
En la segunda planta de la misma vivienda se encontraba otras tres personas, un matrimonio y su hija. «Oímos el estruendo, me asomé y vi venir las piedras y el agua directamente hacia nosotros», contó Juan Ángel Prieto. Apenas tuvo tiempo para alertar a su mujer y a su hija y tratar de ponerse a salvo.
 
Solo después de que el primer envite de la riada hubiese pasado de largo pudieron ser evacuados. «Yo solo percibí un ruido, pensé que estaba lloviendo... Luego me di cuenta de lo que estaba ocurriendo», comentaba minutos después de ser rescatada la joven Jenifer Prieto entre el nerviosismo de la tensión vivida y el alivio de saber que toda su familia había logrado salvarse.

Nenhum comentário:

Postar um comentário